LA TRIADA DE LA MUJER DEPORTISTA

Swipe to the left
LA TRIADA DE LA MUJER DEPORTISTA
20 de septiembre de 2021 468 veces visto

La triada de la atleta femenina se refiere al conjunto de problemas que engloban y relacionan déficits energéticos, en la función menstrual y en la densidad mineral ósea. Pueden tener manifestaciones clínicas que incluyen trastornos de la alimentación, amenorrea y osteoporosis. En otras ocasiones puede ocurrir por un exceso de entrenamiento. Estos problemas se ven agravados en las mujeres deportistas pero con una nutrición adecuada, unida a una correcta planificación deportiva, pueden subsanarse y prevenirse.¹


LA TRIADA DE LA MUJER DEPORTISTA


El deporte a veces nos expone a mayores riesgos de padecer determinadas enfermedades. En el caso de las mujeres, la triada (interrelación de tres problemas de salud) es una de ellas. Cuando encontramos una deportista con déficit energético, función menstrual alterada y/o baja densidad mineral ósea debemos poner toda la atención para minimizar esta patología. Incluso de antemano, debemos detectar los primeros síntomas leves, y trabajar de manera preventiva para que no se llegue a dar esta situación.


TRES ASPECTOS INTERRELACIONADOS


La baja disponibilidad de energía (con o sin trastornos alimentarios), la amenorrea (problemas asociados a la menstruación) y la osteoporosis (baja densidad mineral ósea, lo que aumenta el riesgo de fracturas de huesos), solas o en combinación, plantean riesgos importantes para la salud de las niñas y mujeres físicamente activas.¹



infisport-blog-la-triada-de-la-mujer-deportista


➤ DISPONIBILIDAD DE BAJA ENERGÍA

Se refiere a un balance negativo entre la ingesta y el gasto de energía. Este desequilibrio no siempre es intencionado. Las atletas que entrenan más pueden entrar en un balance energético negativo debido a un mayor gasto energético sin darse cuenta  de la necesidad de una ingesta adicional.²

El índice de masa corporal (IMC) bajo es un marcador imperfecto marcador para la baja disponibilidad energética. Sin embargo, el índice de masa corporal ≤17,5 kg / m2, <85% del peso corporal esperado para adolescentes, o pérdida de peso  mayor del 10% en un mes son indicadores propuestos de baja energía.³

➤ DISFUNCIÓN MENSTRUAL

Las irregularidades menstruales existen en un espectro que va desde la eumenorrea hasta la ausencia de menstruación: la amenorrea. Cuando el cuerpo está en un balance energético negativo, suprime la fisiología reproductiva para conservar energía. Estas irregularidades menstruales a menudo puede ser una de las primeras pistas de que una atleta está en riesgo de triada.²

➤ DENSIDAD MINERAL ÓSEA BAJA

La  ACSM¹ establece una tabla con valores de puntuación para categorizar la evaluación de este aspecto que suele acompañarse de pruebas como densitometrías. 


EDUCACIÓN, PREVENCIÓN, Y DETECCIÓN PRECOZ


Las consecuencias potencialmente irreversibles de la triada de la mujer deportista enfatizan las necesidades de prevención, diagnóstico y tratamiento.¹´³

La gestión de los componentes relacionados con la tríada es compleja y multifactorial. Como tal, un enfoque multidisciplinar es vital. Porque cada atleta tiene necesidades únicas, no todos los profesionales de la salud pueden estar involucrados en el cuidado de la atleta; el personal médico generalmente supervisa el proceso y hace recomendaciones relacionadas pero es tarea de todos los profesionales asociados. Desde la figura del entrenador o entrenadora que es la primera persona que puede detectar precozmente el problema.⁴

Las atletas que corren mayor riesgo de tener baja disponibilidad de energía son aquellas que restringen la ingesta energética de la dieta, que hacen ejercicio durante períodos prolongados, que son vegetarianas y que limitan los tipos de alimentos que comerán. Muchos factores parecen contribuir a conductas alimentarias desordenadas y trastornos clínicos de la alimentación. La ASCM (Colegio Americano de Medicina Deportiva) destaca la contribución de factores ambientales y sociales, la baja autoestima o disfunciones familiares.¹

La mayoría de los casos de la tríada implican una baja disponibilidad energética debido a una restricción consciente de comida.⁵


ASPECTOS CLAVE 6


     ✓ La tríada de la atleta femenina implica una compleja interrelación entre la disponibilidad de energía, menstrual función y baja densidad ósea.

     ✓ Uno de los mayores escollos en el diagnóstico proviene del malentendido de que una atleta debe tener los tres componentes al mismo tiempo.

     ✓ El objetivo principal del tratamiento es la restauración del equilibrio energético y mejora de la densidad mineral ósea, indicado por la reanudación de la menstruación.

    ✓ Las píldoras anticonceptivas orales combinadas pueden enmascarar reanudación de la menstruación y proporcionar una falsa sensación de normalidad, que puede interferir con la motivación para realizar los cambios necesarios para verdadera recuperación.


Bibliografía:

Stand, P. (2007). The female athlete triad. Med. Sci. Sports Exerc39(10), 1867-82.

Daily, J. P., & Stumbo, J. R. (2018). Female Athlete Triad. Primary Care: Clinics in Office Practice. doi:10.1016/j.pop.2018.07.004.

3 Mountjoy, M., Sundgot-Borgen, J. K., Burke, L. M., Ackerman, K. E., Blauwet, C., Constantini, N.,& Budgett, R. (2018). IOC consensus statement on relative energy deficiency in sport (RED-S): 2018 update. British journal of sports medicine.

4 Thein-Nissenbaum, J., & Hammer, E. (2017). Treatment strategies for the female athlete triad in the adolescent athlete: current perspectives. Open Access Journal of Sports Medicine, Volume 8, 85–95.

5 Nose-Ogura, S., Harada, M., Hiraike, O., Osuga, Y., & Fujii, T. (2018). Management of the female athlete triad. Journal of Obstetrics and Gynaecology Research, 44(6), 1007–1014.

6 Loveless, M. B. (2017). Female athlete triad. Current Opinion in Obstetrics and Gynecology, 29(5), 301–305.


Jaime González Mancha I Especialista en entrenamiento y nutrición deportiva. 
Redactor Técnico de Infisport